Fama

De cómo “Los Simpsons” han conseguido que Fama Sofas no envíe ningún residuo a los vertederos.

Es para nosotros una gran satisfacción el poder comunicar a los cuatro vientos que hemos recibido por parte de Aenor la Certificación “Residuo Cero” (Cero Waste).

Esta certificación garantiza que más del 90% de los residuos industriales de una empresa están valorizados. Esto significa que estos residuos se reciclan, se reutilizan para crear nuevas materias primas, evitando que tengan como destino final el vertedero.

En nuestro caso los datos conseguidos nos han sorprendido a nosotros mismos, ya que hemos conseguido un 99,985% de productos reciclados. Quiere decir que de 265.350 Kilos de residuos que hemos generado en los últimos 8 meses, solamente un 0,015% de estos residuos no se han reciclado.

Separamos cada tipo de residuo para que sea posible su reutilización, desde los minoritarios como pueden ser tubos fluorescentes obsoletos o filtros, hasta los de grandes cantidades como plástico, madera o goma.

Esta certificación demuestra que ningún residuo de nuestro proceso de fabricación ha ido a parar a un vertedero. Es un dato que nos emociona y nos llena de orgullo, porque, mientras vemos muchas veces que muchas decisiones empresariales son solo postureo de cara a la galería, en nuestro caso hemos conseguido algo que no había logrado antes ninguna empresa de manufactura extensiva como es nuestro caso. No hablamos de acciones que puedan ser llamativas como comprar un coche eléctrico, en nuestro caso se trata de algo mucho más relevante, hemos conseguido darles una segunda vida a nuestros residuos y evitamos que terminen en un vertedero.

Demostramos con esta certificación que las cosas se pueden hacer de otra forma y, además, encontrando el camino para que no sean medidas antieconómicas; es todo lo contrario, son decisiones que terminan revirtiendo positivamente en la empresa y, por supuesto, también en el medio ambiente.

Estos datos no son resultado de acciones de un año o dos, nuestra cultura de sostenibilidad es algo que viene de hace muchos años. Recuerdo que cuando nos trasladamos a las actuales instalaciones hace 37 años, cuando casi nadie hablaba de reciclar y de separar residuos, nosotros ya colocamos en el comedor 4 cubos para separar los residuos, aunque todavía no había separación en los servicios de recogida y al final terminaban todos mezclados. Esta filosofía desde siempre ha ayudado a que sea más fácil para todos seguir avanzando en este camino. Es una satisfacción para nosotros ver cómo las personas que se incorporan a la empresa van adoptando de forma natural los hábitos de separar la basura, desde los residuos de producción hasta los restos de la comida.

Si que es verdad que en los últimos años hemos tenido que realizar algunos cambios importantes en el proceso de trabajo y a veces nos hemos encontrado con algunas reticencias por la complicación que acarreaban estos cambios, pero es una satisfacción enorme ver ahora cómo estas mismas personas que se quejaban, ahora se muestran orgullosísimas de lo que hemos conseguido. 

No me resisto a dejar de contar una bonita historia que hay detrás de este logro, y que tiene que ver con la serie de animación Los Simpson. Parece broma, pero ha sido el detonante de haber conseguido estos datos tan impresionantes y la consiguiente certificación.

Es la historia de cómo Los Simpson han conseguido que Fama sofás no envíe ningún residuo a los vertederos, y, más aún, que pueda conseguir que se dejen de generar miles de toneladas en todo el mundo de residuos en el mundo de la tapicería y la moda…

Hace cuatro años, cuando comenzamos a preparar la Certificación ISO 14001 de Gestión Medioambiental, comenzamos a recopilar los datos sobre los residuos de cada tipo que generábamos. Teníamos unos datos increíbles: el 100% de los residuos de madera y serrín, se vendían para fabricar pellets y nuevos tableros. El 100% de los residuos de fibra (guata) se vendía para la fabricación de peluches. Todos los restos de goma también se vendían para triturarlos y ser usados por otras empresas como rellenos. Con los restos de papel, cartón, plástico sucedía lo mismo. 

Pero entonces descubrimos que teníamos un punto negro: los restos de residuos que salían de las máquinas de corte. Aquí se mezclaban tres tipos de materias primas: papel, plástico y tejido. Cuando vimos los datos, resultaba que en un año generábamos 100.000 Kg de basura industrial. 

Casualidades del destino (o no), en esos días, viendo Los Simpson apareció un capítulo donde Homer Simpson se encargaba de la Gestión de Basuras de Springfield, y permitía por dinero que el resto de las localidades enviaran la basura a su vertedero. Al final la basura terminaba saliendo por todos lados creando un caos. Es de las cosas que ves en televisión que te dan que pensar, quien no haya visto este capítulo le aconsejo que lo busque y lo vea, entenderá lo que estoy comentando.

En este caso unas imágenes valen más que mil palabras, hay muchas cosas que como no las vemos, las ignoramos y, casualidad o no, este capítulo de los Simpson nos hizo ver nuestra actividad desde otro punto de vista. Sinceramente nunca habíamos pensado que podríamos generar tantos residuos y esto nos creó una cierta sensación de angustia.

De repente estábamos viendo nuestros 100.000 kilos y los del resto de empresas del sector descargándolos de forma continua en un gran vertedero que no era el de los Simpson, era el de una localidad vecina donde iban a parar nuestros residuos, y está imagen se quedó grabada a fuego.

Comenzamos a investigar y nos reconfortó un poco el averiguar que una gran parte de estos residuos denominados “basura Industrial” formada por papel, telas y plástico se trituraba para obtener un combustible sólido utilizado en industrias, que tenía un nivel de contaminación menor al ocasionado por los combustibles fósiles como carbón o gasoil.

Buscamos distintos gestores de residuos y conseguimos que todos nuestros residuos se utilizaran para crear combustibles y que nos aseguraran que no fueran a parar a ningún vertedero.

Probablemente si no hubiera aparecido esta historia de la serie de animación, no nos hubiéramos percatado del problema que teníamos entre manos, pero la historia no termina aquí.

Como hemos comentado, estos restos se utilizaban para crear combustible, pero seguía siendo demasiada basura y nos pusimos a idear alguna solución para ser capaces de eliminar este tipo de residuos. Así, después de más de dos años de trabajo, de realizar pruebas y más pruebas, hemos conseguido una importante innovación que nos está permitiendo dar solución a este problema. Lo que antes eran 100.000 kg de basura Industrial, ahora se ha convertido en 70.000 kg de restos de tejidos y 30.000 kg de restos de plástico, dos materias primas que se pueden reciclar por separado. Los primeros para crear nuevos tejidos, o nuevos productos como aislantes para viviendas, y los segundos para generar nuevos plásticos.

Ahora nos imaginábamos si esta idea se exportara al resto de fabricantes de sofás de todo el mundo, pero también al resto de Industrias de Moda. El resultado podría ser el de poder reducir millones y millones de toneladas de basura en todo el mundo. Para conseguir este objetivo, hemos solicitado ayuda a Lectra, la mayor multinacional de sistemas de corte de todo el mundo, para que pueda difundir esta innovación entre sus clientes de todo el mundo, y que también la pueda trasladar a las autoridades Regionales para contribuir a difundir este sistema en todas partes. Nuestra intención es compartir con todas las empresas interesadas esta tecnología para contribuir a que las empresas de los sectores de sofás y moda dejen de enviar residuos a los vertederos.

Este proyecto ha sido también seleccionado en los “101 Ejemplos Empresariales de Acciones por el Clima”.

Cuando mis nietas sean un poco mayores, podré contarles cómo gracias a un capítulo de los Simpson, vimos claro que debíamos cambiar la forma de hacer las cosas.


ESTO NO ES EL FIN, REALMENTE ES EL PRINCIPIO.

Pero estos datos que hemos conseguido no son la línea de meta, sino más bien la de salida, ya que, a pesar de ser muy buenos datos, sabemos que lo podemos hacer mucho mejor. Siempre hemos apostado por la mejora continua y no paramos de poner nuevos proyectos de mejora en marcha. En estos momentos tenemos la friolera de 108 proyectos de mejora abiertos relacionados con la Sostenibilidad y el Medio Ambiente.

En los últimos años hemos puesto en marcha decenas de proyectos relacionados con la sostenibilidad, unos de gran calado como el comentado, y otros de pequeña magnitud, pero al final la suma de todos estos proyectos, grandes y pequeños, nos permite seguir avanzando y contribuyendo a poder dejar un planeta mejor a nuestros descendientes.

En unos meses inauguraremos las nuevas instalaciones donde hemos puesto en marcha multitud de innovaciones orientadas a conseguir que sean lo más sostenibles posible, como un triple circuito de agua para utilizar los inodoros y duchas con agua recogida de lluvia, o un ingenioso sistema de ventanas domotizadas para abrirse y cerrarse por la noche, y generar corrientes para enfriar las instalaciones de forma natural, o los patios internos generados que proveen a las instalaciones de luz y a la vez protegen del frío y del calor; todos estos proyectos, pequeños y grandes, nos han permitido conseguir la calificación energética para nuestras instalaciones.

Hace ya diez años que dejamos de utilizar colas al disolvente, todos nuestros tableros están libres de formaldehidos, sustituimos las estufas de gasoil por pellets, instalamos paneles solares para la generación de electricidad, y decenas de acciones importantes, pero también pequeñas mejoras como eliminar las papeleras individuales, separar los posos del café de la basura orgánica para utilizarlo como abono, o reutilizar las cajas de mensajería para nuestros envíos; y así podríamos seguir hasta llenar varias páginas más.

Si pincháis aquí, podréis ver nuestra Declaración de Sostenibilidad y mucha más información sobre nuestra política Medioambiental. No ponemos fotos de los bosques del Canadá, explicamos con todo detalle lo que hacemos con cada tipo de residuo.


EL PROYECTO MÁS AMBICIOSO: ELEVAR LA ECONOMÍA CIRCULAR AL MÁXIMO.

Para terminar, como no podemos parar, anunciamos el siguiente gran proyecto que hemos puesto en marcha, que es el de conseguir durante los próximos cinco años que no salga ningún residuo de la planta de producción.

Se trata de llevar al grado máximo la economía circular, ser capaces de reciclar internamente todos nuestros residuos para generar nuevas materias primas o componentes utilizados en la producción. Es un gran reto, difícil, pero sé que lo conseguiremos. Para explicarlo con dos ejemplos, en vez de enviar ahora los restos de cartón o papel para que los reciclen fuera, adquirir la maquinaria de fabricar los típicos” cartones de huevos” y generar elementos de protección para los sofás internamente o la adquisición de maquinaria para triturar los restos de madera convirtiéndolos en astillas y evitando así tener que adquirir pellets. Estos son solo dos de los ejemplos con dos tipos de residuos, pero tenemos proyectos abiertos para el resto de los residuos, algunos de estos proyectos en colaboración con Cetem para crear nuevos compuestos con restos triturados.

Un proyecto apasionante con unos objetivos muy ambiciosos que ahora se ven inalcanzables, pero que estamos seguros de que seremos capaces de conseguirlo. Nos sumamos a los Objetivos de Desarrollo Sostenible bajo estas premisas y estos objetivos alcanzados son una buena muestra de ello.

Tenemos una enorme responsabilidad en el cuidado del Medio Ambiente, quizás debemos dejar de hablar con palabras vacías, dejarnos las posiciones extremistas y radicales que en muchos casos se olvidan de un aspecto fundamental, que es el bienestar de las personas. Creemos firmemente que es perfectamente compatible el bienestar de las personas y el cuidado del Medio Ambiente y los pasos que vamos dando en Fama Sofas son una buena muestra de ello.

Nuestro futuro está en nuestras manos.


Félix López Gil OCHP Fama Sofas.